Mitos y verdades sobre fotoprotección

Una piel protegida del sol y matificada…

Amamos y nos preocupamos por cuidar y proteger tu piel sensible con nuestras gamas de protección solar. Por eso también es importante para nosotros que conozcas mitos y verdades sobre la fotoprotección; ya sea que te expongas directa o indirectamente, debes utilizar bloqueador solar.

Mito

No es necesario aplicarme protector solar si mi piel es morena, ya que resiste la exposición al sol

Verdad

Aunque la piel morena es menos sensible que la piel blanca a la exposición solar, ambas sufren los efectos nocivos de la radiación ultravioleta, como la presencia de manchas oscuras, engrosamiento de la piel y el riesgo de cáncer de piel.

Mito

Si estoy dentro de la oficina o de la casa no debo aplicar protector solar

Verdad

Es necesario utilizar protector solar dentro de lugares cerrados, ya que la radiación ultravioleta de tipo A atraviesa las ventanas (excepto polarizadas) y también produce daño en la piel.

Mito

Con una sola aplicación del protector solar es suficiente para protegerme todo el día de la radiación ultravioleta.

Verdad

El protector solar debe reaplicarse al menos una vez al día, lo ideal es aplicarlo cada 4 horas en ciudad y cada 2 horas en la playa. Esto es porque el protector solar se absorbe y disminuye su efectividad por el sudor que generamos al realizar las actividades diarias.

Mito

En los días nublados no es necesario aplicar el protector solar.

Verdad

Aunque el día esté nublado, recibimos del 31 al 50% de radiación ultravioleta, por lo que es necesario aplicar protector solar.

Mito

Al aplicar protector solar se evita la síntesis de vitamina D

Verdad

Con una pequeña porción de piel que absorba una mínima cantidad de radiación ultravioleta de tipo B es suficiente para poder iniciar la síntesis de vitamina D que requiere el organismo.

Mito

A los niños no se les debe aplicar protector solar ya que el cáncer de piel se presenta en personas mayores.

Verdad

Es muy importante aplicar protector solar a los niños ya que el 80% de la radiación ultravioleta la recibimos los primeros 20 años de vida, por la gran cantidad de actividades que realizamos al aire libre; esta radiación empieza a generar cambios en nuestras células que incrementar el riesgo de presentar cáncer de piel a mayor edad.

Mito

Si utilizo protector solar puedo permanecer más tiempo expuesto al sol.

Verdad

El exponerse mucho tiempo al sol a pesar de utilizar protector solar incrementa el riesgo de cáncer de piel, principalmente en personas genéticamente predispuestas.

Mito

Las camas de bronceado son seguras, porque no generan daño en la piel como el sol.

Verdad

Las camas de bronceado NO son seguras, porque incrementan de forma importante el riesgo de padecer cáncer de piel, ya que emiten una gran cantidad de radiación ultravioleta de tipo A y en ocasiones pequeñas cantidades de ultravioleta B; ambos tipos de radiación están implicados en la generación de cáncer de piel y envejecimiento cutáneo.

Mito

Los protectores solares con FPS (factor de protección solar) de 100+ son mejores que los de 50+.

Verdad

Falso, los protectores solares con FPS de 50+ bloquen el 98.3% de la radiación ultravioleta de tipo B y los que contienen un FPS de 100+ bloquean el 99%; por lo que tanto la FDA (Food and Drug Administration) como la comunidad Europea determinaron que el máximo FPS que debe estar etiquetado en el protector solar es 50+.

Mito

Las personas con acné no deben utilizar protector solar porque les salen más granitos.

Verdad

Falso, las personas que padecen acné deben utilizar un protector solar para piel grasa o mixta, que son protectores de textura más ligera que no tapan los poros, evitando que aparezcan más lesiones. Además, los granitos que salen en el acné junto con la radiación solar pueden generar manchas en la piel, por lo que es indispensable utilizar protector solar.